lunes, 8 de junio de 2015

Tú, mi libro preferido



Hoy fui a ver tu foto, 
allí dónde dejamos tu cuerpo sepultado
y sentí como si me presionaran el cuello,
me asfixiaran.

...y las lágrimas rondaron mis mejillas.

---------------------------





¿Sabes? Hace una semana, cuándo vendimos el coche, llegué a casa ilusionada, porque parecía que la vida nos sonreía un poquito más y al subir los primeros escalones me dije, "qué ganas tengo de contárselo a mi madre y a mi padre".
Más tarde me di cuenta... que tu no estabas... que ya no te podía contar las cosas que me hacen feliz, que ya no puedo ver tu cara ni que me des esos consejos que me dabas...
...Sencillamente ya no estás...
Y eso duele.

Pero quiero pensar que no están tus manos, ni tus consejos, ni tu voz, ni tu mirada, pero sé que estás presenciando lo que la vida me depara, sé que quitarás obstáculos de mi camino, sé que me protegerás en la medida de lo posible, y sé también que de alguna forma, también te dije que eras tú, el que habías echo posible la venta del coche, eras tú quien hacías lo posible, por quitarme obstáculos y ahí lo tengo, bien demostrado.

Creo que ya sabes cuantísimo te quiero y tantísimo te echo de menos.... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada